¡Me gusta el fútbol!

Escrito por Carlitos Querol.

Soy coleccionista de sellos desde los 7 años, pero como tengo 10 años no tiene mérito.  Como me gusta mucho el fútbol, es este tema el que más me gusta en los sellos.  Además de mi padre, me ayudó mucho un señor muy bueno -Josellito, como me dijo que le gustaba que le llamaran- que murió el año pasado, y que me regaló muchas cosas para mi colección, y una entre ellas es este sobre, donde hay un sello con un niño futbolista.  Quiero desde esta Imagen de la Semana dar un homenaje a Don José María Gomis, que tanto hizo por los niños y los jóvenes coleccionistas.  Gracias Josellito.

(Quiero decir que mi papá me ha ayudado un poco a escribir el texto). 

Carlitos Querol  

 

Vuestros comentarios y opiniones sobre este artículo pulsando aquí. 

 

Gracias yayo Antonio

Escrito por Carlos Udina Blecua (Tionicnac).

Son dos sellos, no pienso poner su número de catálogo ni su valor de venta. Pero fueron mis primeros sellos de colección, los que más quiero y los que mejor historia tienen.

 

¿Por qué mi abuelo Antonio dejó cientos de ellos pegados en la contraportada de varios libros de consulta? ¿Para qué? Mi abuelo era Secretario de Ayuntamiento en un pequeño pueblo de Huesca, no coleccionaba sellos, ni nada. Nunca conoceré las razones que le hicieron pegar esos cientos de sellos ahí.

 

Mi abuelo Antonio murió cuando yo tenía seis años. Recuerdo poco de él, apenas cuando nos sacaba a pasear orgulloso de la mano a mi hermano y a mí por el pueblo.

 

Pero el destino quiso que un par de años después de que él muriese, yo me entretuviera curioseando los libros y papeles que quedaban en la estantería de su pequeño despacho. Encontré esos sellos y los arranqué como pude poco a poco. Los miraba y remiraba. ¡Salía un rey! ¡Parecían muy antiguos! No se los enseñé a nadie hasta meses después, no sabía si estaba haciendo algo malo. Más de uno se rompió en el intento de despegarlos, lo reconozco.

 

Después se los enseñé a mi padre (otro día os hablo de él), no se enfadó, al contrario, le parecía curioso que yo me entretuviese con esos papelitos y me empezó a traer sellos de las cartas que llegaban a su oficina.

 

Increíblemente así comencé a coleccionar sellos. Nadie en mi familia lo hace, ni entre mis amigos, sólo yo. ¿Por qué había pegado esos sellos ahí mi abuelo? Nunca lo sabré, estoy seguro. Pero gracias yayo Antonio.

 

¿Alguien más entre vosotros empezó a coleccionar sellos de forma tan rara?

 

 

 

 

Vuestros comentarios y opiniones sobre esta pieza pulsando aquí. 

 

Las mejores imagenes del año. Desmonetizado, reclamado y reexpedida (1862)

Escrito por Alfredo Miguel Martínez (hanfro).

Desde la aparición del sello en España en 1850, surge la duda de qué hacer con los sellos que año a año, perdían la validez postal. Éstos podían ser conservados o canjeados.

En algunos casos, generalmente por desconocimiento del remitente, se intentaba dar curso a cartas con sellos desmonetizados, por lo que no eran válidos y se reclamaba un sello válido, pero esto podía no ocurrir en el momento. Por lo tanto, las cartas quedaban “en espera” hasta que recibían un franqueo válido. Posteriormente, se daba curso como a cualquier otra carta.

La pieza que nos ocupa, se deposita en Zafra el 17 de Julio de 1862, apenas dos días después de que el sello perdiera su vigencia, y se tardó nueve días en volver a franquear. Así, circulando ya con franqueo válido, el 26 de Julio salió con destino Granada, llegando el día 30. Por alguna causa, el destinatario había cambiado de domicilio, por lo que fue reexpedida hasta San Sebastián, donde terminó su recorrido el día 10 de Agosto.

Esta pieza, además de circular con un sello desmonetizado y otro reclamado, ha sido reexpedida, lo que hace que aumente su interés.

 

Vuestros comentarios y opiniones sobre esta noticia pinchando aqui.